Bienestar

IPP_181007Bildschirmfoto 2018-10-08 um 0

Fortalecer la agencia de mujeres y hombres y recursos para el verdadero

bienestar

© Iris Pohl

Si bien ha habido muchos grandes avances en la vida moderna que podríamos decir que mejoran nuestras vidas de diferentes maneras, cuando miramos las estadísticas mundiales sobre cómo 
realmente estamos, queda claro que estos avances no son la respuesta completa. 

Incluso los países más prósperos y liberales están experimentando tasas crecientes de mala salud mental, ansiedad, depresión, suicidio, enfermedad, obesidad y la normalización de la violencia y el abuso. Las políticas de inclusión social ofrecen un mayor acceso a muchos y son un paso muy necesario en la dirección correcta; pero ni siquiera el hecho de ofrecer igualdad de oportunidades para todos se ha traducido en mayores niveles de bienestar para todos. Debe haber un eslabón perdido. 

© Iris Pohl

Al mismo tiempo, se está impulsando la concienciación sobre el valor del cuidado en nuestras economías. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que el cuidado no remunerado equivale a 11 billones de dólares cada año a nivel mundial. Las mujeres y las niñas son las más afectadas. Ellas proveen el 75% del trabajo de cuidado no remunerado en todo el mundo. Sin embargo, el 70% de estas mujeres prefieren tener un trabajo remunerado. Debido a la falta de valor que atribuimos al trabajo del cuidado, en los países ricos, el sector se ha vuelto altamente extranjerizado, y muchas mujeres de regiones desfavorecidas emigran para cubrir la creciente demanda de servicios de cuidado y domésticos a través de trabajos informales y de bajos ingresos con condiciones excesivas y extenuantes. 1 

 

Esta actitud arraigada de subestimar el cuidado es insostenible, y el bienestar de las y los cuidadores se ve afectado como consecuencia de ello. 

 

Es esencial que empecemos a valorar el cuidado como sociedad. Pero, ¿por dónde empezamos? 

"Nuestra primera relación con cualquier cuerpo es con el nuestro. Esto se convierte entonces en la base de nuestras relaciones con todos los Cuerpos a partir de entonces."   

Rebecca Asquith, Media Educator

Cuidarse a uno/a mismo/a  - Construyendo sus cimientos

 

Aprender a cuidarse a uno/a mismo/a es el primer paso clave hacia el bienestar. A medida que crecemos, no se nos anima a cuidarnos a nosotros mismos primero. A menudo se le dice a las mujeres que es su papel cuidar de todos los demás, aunque sea a su propio costo. A los hombres, en cambio, se les dice que se endurezcan y vivan de acuerdo con una versión de la masculinidad que ve la ternura y el cuidado de sí mismos como signos de debilidad (también a costa de ellos mismos).  

 

Simplemente no hemos sido educados para cuidar de nosotros/as mismos/as y de nuestros propios cuerpos. 

En nuestro trabajo internacional con mujeres y hombres de todas las edades y orígenes, constatamos que cada vez más mujeres y hombres viven en profunda desconexión de sus cuerpos. Cuando estamos desconectados del cuerpo, es fácil tomar decisiones que impactan negativamente sobre nuestra salud y bienestar. Cuando nos reconectamos al cuerpo, nos reconectamos a un nivel de sensibilidad e inteligencia que se convierte en nuestra guía sobre cómo cuidarnos a nosotros/as mismos/as. 

 

En INDERA, apoyamos a las personas a construir una base sólida desde la cual cuidarse y amarse a uno/a mismo/a. Lo hacemos ya que ésta lleva a un sentimiento de asentamiento y vitalidad dentro del cuerpo que naturalmente fortalece su capacidad de cuidar también de los que los rodean. 

 

Del cuidado de sí mismo/a al bienestar 

 

Apoyar a la gente a vivir una vida de verdadero bienestar es el corazón de todo el trabajo de INDERA.   

 

A medida que comenzamos a cuidarnos en respuesta a los mensajes que nuestro cuerpo nos transmite, un sentimiento de asentamiento, libertad, confianza y profunda autoestima comienza a desarrollarse en nuestro interior. También podemos experimentar mayores niveles de vitalidad en nuestro día, disfrutar de un mejor sueño y naturalmente comenzar a tomar decisiones más saludable respecto de nuestro estilo de vida.  

 

Desarrollar una relación activa con tu propio bienestar interior es el máximo empoderamiento.

 

Cuando empezamos a escuchar al cuerpo y a usarlo como nuestra brújula, desarrollamos un profundo conocimiento de quiénes somos y la fortaleza para enfrentar cualquier desafío que la vida nos presenta. Las áreas de la vida que no apoyan este sentimiento de bienestar empiezan a hacerse evidentes, permitiéndonos establecer nuestros propios estándares y decir no al abuso. 

 

Queda en nuestros manos hacerlo. 

 

Cuando nos conectamos con nuestro cuerpo, tenemos acceso a una fuente de bienestar que espera ser activada - y la calidad que comienza a fluir es oro puro. 

 

Referencias 

1) https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---dgreports/---dcomm/---publ/documents/publication/wcms_633135.pdf

© Iris Pohl

Si quieres saber más sobre los programas de Bienestar de INDERA, contáctanos!

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER!
"INDERA - El bienestar es nuestra Fundación"
CONTÁCTANOS

Teléfono: +34 933 488 814

Organización benéfica registrada: 1604

ENCUÉNTRANOS
  • Instagram
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

© 2020 por Fundación Indera | Términos de uso | Politica de privacidad